Seleccionar página

¡Chau gran año!

Se termina un año gigante. Con sus cositas, claro, pero con un balance sin dudas positivo. Pase un año entero dibujando y viviendo de eso.

Hace unos días sentí que me faltaba algo y haciendo cuentas me avivé que llevaba 3 días sin dibujar. Hasta que retomé pasaron 5 días y esa fue la pausa más grande del año. No es que lleve la cuenta, es una realidad: me quedo quieta unos minutos y ya encuentro algo para dibujar, inevitable.

Desde que tengo memoria paso fin de año colapsada por laburo, por entregas de la facu, por exámenes, por ferias, por lo que me vaya tocando. Bueno, este año me relajé. Me parece que un año tan lleno y tan productivo podía terminar panza arriba. Bueno, exagero… pero “tranquilo” aplica.

El 2017 me vió poniendo un broche de oro a uno de los desafíos mas grandes de mi vida: el viaje a Rhode Island para asistir al seminario de Zentangle ( el puesto nro 1 es para el título de DG). ¿Qué mas podía pedir? Y sin embargo, el resto del año no dejó de sorprenderme.

Ya tengo mi listita de cosas a mejorar en el 2018, entre ellas darle mas bola a este blog y empezar a compartir tutoriales e ideas para devolverles a quienes me leen, un poquito del empuje que me dan.

Gracias por eso,

¡espero que arranquen un año lleno de creatividad, de animarse a cosas nuevas y de amor!

Aprendé Zentangle

Dibujar con el método Zentangle es dibujar libremente: enfocandonos en el proceso creativo, en disfrutar de lo que estamos haciendo sin preocuparnos por el resultado y poder equivocarnos hasta llenar una hoja de formas imperfectas. 
Sin pensar si lo que estamos haciendo esta bien o mal, como cuando haces garabatos en tu agenda, en los apuntes de la facu, o en cualquier papelito que ande por ahí cerca mientras hablas por teléfono.

Cuando tenemos la cabeza en otro lado (hablando por telefono por ejemplo) es cuando la mano descubre una vía libre y empieza a garabatear aprovechando que no hay nadie vigilando si las líneas le salieron derechitas, simplemente hace lo que tiene ganas.

Para sentir la libertad de poder dibujar lo que nos salga, aveces es necesario que otra cosa acapare toda nuestra atención. Pero no es la única manera de que fluya la creatividad…

Este método de dibujo se enfoca en el proceso creativo, en disfrutar de lo que estamos haciendo sin preocuparnos por el resultado para que te animes a equivocarte, a llenar una hoja de formas imperfectas.

Repitiendo incontables veces cada uno de esos dibujos es como creamos los patrones: esas tramas que van cubriendo nuestros diseños. En la repetición, los detalles se pierden de vista, por eso no importa la prolijidad ni la exactitud en las líneas.  
Te ayuda a crear de manera relajada, sin darle tanto lugar nuestros límites y exigencias para encontrarnos con nuestra mejor versión creativa!

Lo importante es sentir esa libertad de poder dibujar sin autocrítica, y los resultados siempre te sorprenden 

 

Click aquí para conocer fechas y contenidos de los Workshops de Zentangle

¿Qué es el Zentangle?

Hace mas de 10 años, Rick & María crearon este juego de palabras para dar lugar a un método de dibujo que no para de crecer. Son cada vez mas los que se animan a dibujar libremente, sin exigencias ni límites. 

La palabra es una mezcla de meditación (zen) y garabato (tangle). Se trata de un método de un método de dibujo que hace la práctica mucho mas simple de lo que parece y se enfoca únicamente en disfrutar el proceso creativo.

La base de estos diseños es la repetición de formas simples, algo tan fácil como para que tu cabeza descanse y tu creatividad fluya sin límites. No hay errores ni aciertos, entonces… ¿por qué no animarse?
Hay dos cosas que creo indispensables en este método: amigarse con los errores y dibujar sin pensar en el resultado

Amigate con los errores
Un error es algo que no salió como esperábamos, algo que no es correcto. En el Zentangle no hay lugar para los errores porque cualquier resultado es válido. Cualquier persona puede hacer un círculo perfecto con un compás, pero existen tantos círculos desparejos como manos que los dibujan y esos son los detalles que hacen a cada diseño único. Permitirnos el “error” es permitir que el dibujo tenga personalidad.

 

Dejate sorprender
Es fácil frustrarnos si dibujamos pensando en un diseño que ya existe o alguno que nos imaginamos, porque es muy probable que nuestra mano nos lleve a hacer algo distinto. La clave de este método es disfrutar el proceso y para lograrlo lo ideal es pensar en un trazo a la vez. Prestar atención a lo que estamos haciendo en cada instante sin preocuparnos por lo que viene después. Cuanto mas nos relajemos, mejores serán los resultados.

 

Apto para todo público 
¿Sabes hacer una línea, un punto y una curva? Entonces ya podes empezar a practicar Zentangle.
No hace falta ser artista, diseñador, o saber dibujar. Todos somos creativos (si, ¡todos!) y ejercitar esa creatividad es la mejor manera de dejarla fluir. 

Podes ver más información sobre el Zentangle y el método de enseñanza en esta nota.


¿Querés aprender?
Acá podes ver info de los cursos online
Si preferís los cursos presenciales, chusmeá las fechas de los próximos workshops  (encuentros intensivos) y de los próximos cursos completos

El Viaje

Hace casi un año se me ocurrió irme al seminario de Zentangle…

Arrancó como una idea medio delirante, después me convencí de poder hacerla realidad, empezó a tomar forma cuando pensé en Ideame, se fue yendo cada vez más lejos cuando pensé en pasar más de 100 días dibujando, y termino de superar cualquier expectativa cuando llegué a Rhode Island. Otra vez acá… sentadita en mi escritorio, tranquila, viendo todo esto como un capítulo cerrado que me hizo crecer de mil maneras, que me hizo feliz y que me dio pie a tantas nuevas ideas y oportunidades como para entender que esto era solo el comienzo.

Para mi viajar es como sacar a orear la cabeza, que le pegue el sol, el viento, que cambie el aire. Y aunque el modo vacaciones sea de lo mejor, cuando viajas con una excusa hay un plus: vivís el lugar de local y eso tiene otro gustito. Eso me paso en Providence, Rhode Island. Un lugar increíble que no se me hubiera ocurrido conocer de no ser por este seminario, que me recibió con una explosión de arcoíris vivientes llamado Gay Prade Parade (admirable), y que me dejó caminar por lugares cero turísticos y con mucho por mostrar.

Ya conté alguna vez que detesto el frío y Providence también se encargó de eso. Unos días increíbles, soleados, cálidos, me pegaba el vientito en la cara cuando me quedaba en uno de los puentes que pasan por arriba del canal (si, de cuento). Saliendo del Downtown y cruzando el canal se armaba un barrio cuesta arriba, con esas casitas de madera que me vuelven loca.

En este contexto me reciben Rick y María, los creadores del método Zentangle, junto a Molly y Martha (hijas de María) y Julie en el Biltmore Hotel, un lujo. El staff funcionaba como una familia, y los 130 participantes del seminario nos sentíamos invitados de honor, todo el tiempo. Ellos se encargaron de que no falte nada y nuestra única tarea era escuchar (traducir, en mi caso) y dibujar. Nos dieron todo lo que necesitábamos para estar enfocadas en eso, desde comidas increíbles hasta todos los materiales necesarios.

¿Qué más se puede pedir? Lo afortunada que me sentí estando ahí me inspiró más que nunca, abrí todos mis sentidos para que no se me escape un solo detalle. Llené mi cabeza y mis ojos con historias y dibujos de personas totalmente distintas, había 17 países transformando las palabras de Molly en dibujos. “No mistakes” era la frase de cabecera, todo es válido y eso solo puede dar grandes resultados. Una experiencia inesperada e inolvidable.

Les dejo la web para que entren y conozcan un poco mas de Zentangle, sus seminarios, y no dejen de leer los beneficios de este método. www.zentangle.com
Mientras tanto, yo voy a estar preparando los contenidos para lanzar los primeros cursos, dejame tu mails si queres enterarte de las fechas y participar!

Lo logré

El 7 de Abril finalizó el #DesafioZentangle y logré financiar mi proyecto!

 

A un mes (y monedas) de haber terminado la campaña de Ideame, recién hoy puedo sentarme y poner en palabras lo que fue todo esto.
Podría hablarles tanto desde lo profesional  como de lo emocional, contarles detalles sobre los dibujos que hacía cada día, sobre mi cabeza hecha una bola de nervios y mi mandíbula bruxando como nunca,  sobre la importancia de planificar cada paso, o de dejarte llevar por la intuición en algunos momentos, y así podría seguir…
Todas las historias que les puedo contar terminan haciendo foco en una sola cosa: la felicidad que me dio haber disfrutado tanto el camino como el resultado.
Ya se que parece fácil hablar con el diario del lunes, por eso les quiero mostrar algo que escribí 15 días antes de finalizar la campaña de Ideame, cuando todavía parecía imposible llegar al objetivo.
Para quienes no lo siguieron de cerca, les cuento que a 12 días de que termine la recaudación, faltaba juntar el 50% ($39.000). En los últimos 10 días, gracias a una campaña de Facebook Ads que hice junto a O2 Digital, equivalente a un gol de media cancha en el último minuto, logré juntar todo lo que faltaba!
Y esto es lo que escribí antes del gol:

“Si llego a viajar al seminario, voy a estar eternamente agradecida a cada una de las personas que me apoyaron, voy a ponerle un broche de oro al desafío y a demostrar que mi teoría está comprobada: por más grande que sea la meta, con esfuerzo y confianza SE PUEDE.
Mientras tanto, gracias a que me encargué de dar a conocer mis dibujos, me empezó a salir laburo de esto, lo que más me gusta hacer. Gracias a que me comprometí a dibujar una palabra por día, tuve que sacar de la galera diseños cuando pensaba que ya no tenía más ideas, y fui mejorando mi técnica. Gracias a trabajar con una fecha límite, aprendí a organizarme y a aprovechar cada día al 100% sin achancharme, algo que suele pasar cuando laburas por tu cuenta sin jefes que te persigan. Y gracias a que le quemé la cabeza a medio mundo contando las ganas que tengo de lograr esto, recibí ayuda, mensajes y apoyo de un montón de gente que me tira una buena onda increíble.
Todo esto alcanza para saber que si no logro viajar al seminario, igualmente la balanza quedó de mi lado. Yo ya gané, diría Margarita.”

Pero finalmente, lo logré. El 16 de Junio viajo a Rhode Island, el 18 empieza el seminario y hasta el 21 voy a estar metida en ese hotel absorbiendo todo conocimiento que ande dando vueltas por ahí.
No sé con que me voy a encontrar, les contaré a la vuelta si el seminario se lleva los laureles, por ahora sigo convencida que lo mejor de todo esto fue haber disfrutado y aprovechado tanto el #DesafioZentangle.

 

Desde Ideame me invitaron a Ruta Uno, un programa de Radio Uno que todos los Viernes promociona un proyecto distinto. La cita era el Viernes 7 de Abril, un día antes de finalizar.
Resultá que 12 horas antes de llegar a la radio había llegado al total de la recaudación. Todavía no caía, obviamente. Estaba pasada de rosca, acá les dejo el audio para que lo escuchen =)

Gracias infinitas, eternas, gigantes, y empalagosas, a cada uno de los que colaboró en Ideame.
Gracias a mi familia, mi novio y mis amigos por fumarme y ayudarme tanto, tanto, tanto.
Gracias a los genios de Cam Ride porque su video fue la pieza clave para hacerle llegar a la gente mi proyecto, a O2 Digital por hacer magia y salvarme las papas a último momento, a Elepants, a las chicas de La MinipymerFeria El Mercat  y Emprendals por coparse con la difusión, a Dunkue y a Faber Castell por apostar en mi trabajo y convertirse en Sponsors Oficiales del #DesafioZentangle, es un honor gigante poder laburar con ustedes.
Gracias a Ideame! No encuentro una solución mejor que ustedes para hacer realidad ideas como esta.

Gracias totales!

Inscribite y recibí
uno de mis dibujos ¡gratis!

¡Sumate al Newsletter! Recibí novedades y
promos exclusivas para lectores, y un dibujo de yapa.

¡Gracias! No te olvides de chequear tu casilla.