Seleccionar página

Dibujo sobre vidrio

Transparencias, reflejos y tramas mezclándose con fondos. El vidrio nos da millones de posibilidades. 

Una de las cosas que mas me gusta de este estilo es que se puede llevar a cualquier soporte y tamaño, lo que nos permite experimentar y buscar resultados de todo tipo.

En el vidrio es aún mas grande el abanico de posibilidades, porque entran en juego también las luces, los fondos y los reflejos que se generan. Todo lo que ande por ahí cerca se vuelve parte del diseño. 

La primera foto es en Alabama, una marca de ambos estampados que buscaba que su vidriera transmita la misma originalidad que sus productos.
La próxima foto es de un espacio que me encantaba “Casa Franzi”, donde di los primeros workshops de Zentangle. Tenía una terraza divina, desbordada de plantas. Mientras pintaba la ventana nos volvíamos locas tratando de sacar una foto donde el reflejo no nos pase por encima, hasta que nos dimos cuenta que el reflejo de las plantas acompañaban al diseño y así quedo.

Una de las cosas que mas disfruto del vidrio es como se desliza el marcador cuando dibujás, es una sensación genial porque le da una fluidez a los trazos que me encannnta y sin perder la definición de la línea.

Hay varias marcas que tienen marcadores para vidrio, es una tendencia que esta creciendo y el mercado se va adaptando. Mis preferidos son los marcadores UNI POSCA por dos motivos: funcionan sobre muchísimas superficies aparte del vidrio y tienen una paleta de colores increíble. La tinta es al agua, podes usarlos y borrar con un trapo húmedo. Si queres hacer algo permanente sobre vidrio, existe otra línea que se llama UNI PAINT, con tinta a base de aceite y resistente al agua.
En su página podes ver sus múltiples usos y recomendaciones, se las dejo acá para que chusmeen. No tienen venta directa al público, se consiguen únicamente en librerías. Si por tu barrio no hay, podes comprar online en Tienda Mucha, una librería online con envíos a todo el país.  

Estos marquitos son los que dibujamos en los workshops. Miden 25x25 cm, un tamaño fácil de maniobrar e ideal para decorar, ocupa el espacio justo.
Para participar del workshop no hace falta saber dibujar, trabajamos con una base de un diseño que les llevo y vos elegís si copiarlo tal cual o si te animás a interenirlo con tus propias ideas. El marquito te lo llevas terminado.
También aprendemos mucho mas sobre los distintos materiales y posibilidades, y vemos una introducción al método Zentangle. Si tenes ganas de hacerlo, el 1ro de Septiembre hago uno en Palermo, acá esta toda la info.

Espero que te haya gustado! En las historias destacadas de mi cuenta de Instagram, hay una que se llama “Sobre vidrio” donde muestro todos los trabajos que hice 🙂  podes pasar por ahí cuando quieras para buscar inspiración!

Puntadas creativas

Sigo descubriendo nuevas maneras de aplicar el Zentangle en diferentes superficies! Creo que el único límite que tiene es nuestra propia creatividad. Mientras mas experimentamos, mas descubrimos. 
Una vez que tenemos nuestro dibujo, podemos plasmarlo en cualquier lado!
Hace rato que me viene llamando la atencion las puntadas de Gaby, entren a su Instagram para chequear lo que hace en Las Magnolias Bordado o a su página de Facebook.
Me encanta como rompelos limites del bordado clásico y se anima a jugar con nuevos materiales, parece que las imágenes se escapan del mundo bidimensional y cobran vida con las texturas y brillos.
Estos bordados de Gaby no hacen mas que recordarme el proceso creativo del Zentangle, donde la intuición nos guía para ir rompiendo barreras y dejándonos llevar por nuestra creatividad.

No nos íbamos a quedar con las ganas de cruzar nuestras ideas, asi que le di un dibujo mío para que haga lo que ella sabe, y miren como esta quedando…

Creo que lo que Gaby hace con hilos y lentejuelas se puede traducir en lenguajes de todo tipo, cualquier material que tengamos a mano nos sirve para experimentar! 

Las manos en la masa

Hace casi un año empecé clases de cerámica. De chiquita había ido un par de años a clases y lo extrañé siempre, trabajar con mis manos me encanta y necesitaba un espacio para hacer algo para mi.

Estas son algunas de las cosas que hice en este tiempo, me estoy equipando la casa de a poquito..

Llegue por recomendación al taller “Flora cerámica” esperando encontrarme con Flor, pero la profe se llama Meli y tiene unos rulos geniales.

Me atrapo: ella y toda su paciencia, el lugar, las plantas, la paz que se respira, las bellezas que creamos entre todas y el grupo de gente linda que hay alrededor.

Este grupo de gente linda tiene un grupo en Facebook. Hace un rato Meli propuso compartir imágenes que nos inspiren… como si me costara distraerme con algo antes de irme a dormir. Llevo media hora buscando imágenes en Pinterest y otra media hora escribiendo sobre lo que (literalmente) me despertó.

Me puse bastante exigente en la selección de mis imágenes, después de juntar como 15 tuve que empezar a descartar y a pensar en qué me gustaba de cada una. Después de analizarlas bien, me quedé con estas 6.

Me di cuenta que nunca escribí sobre las formas que encuentro en cualquier parte y mi cabeza transforma en tramas, ni sobre la tensión que me transmiten los contrastes de color, ni lo increíble que me resulta ver un collage e imaginarme el camino que hizo esa persona para llegar a emparentar universos tan distintos.

Les recomiendo que busquen sus 5 imágenes inspiradoras. A mi me paso que en la búsqueda encontré un montón de ideas que YA quiero empezar a hacer. Y el rejunte de imágenes que arme seguramente termine en cuadritos.

Gracias Meli por el disparador y por tus fantástico taller!

Acá les dejo el link de su página de Facebook e Instagram, en sus InstaStories podes espíar las clases 😉
FaceboookInstagram

Aprendé Zentangle

Dibujar con el método Zentangle es dibujar libremente sin pensar si lo que estamos haciendo esta bien o mal, al igual que cuando haces esos garabatos en tu agenda, en los apuntes de la facu, o en cualquier papelito que ande por ahí cerca mientras hablas por teléfono.

Es dificil poner atención en dos cosas a la vez. Cuando hablamos por teléfono toda nuestra atención está en la conversación, en ese tema que estamos charlando, y ahí es cuando la mano descubre una vía libre y empieza a garabatear aprovechando que no hay nadie vigilando si las líneas le salieron derechitas, simplemente hace lo que tiene ganas.

Para sentir la libertad de poder dibujar lo que nos salga, aveces es necesario que otra cosa acapare toda nuestra atención. Pero no creas que esta es la única manera de que fluya la creatividad…

Lo que el método Zentangle te propone es que dibujes libremente de forma consciente, que te animes a equivocarte y a llenar una hoja de formas imperfectas. Repitiendo incontables veces cada uno de esos dibujos es como creamos los patrones: esas tramas que van cubriendo nuestros diseños. En la repetición, los detalles se pierden de vista, por eso no importa la prolijidad ni la exactitud en las líneas.

Lo importante es sentir esa libertad de poder dibujar sin autocrítica, y los resultados siempre te sorprenden 

Click aquí para conocer fechas y contenidos de los Cursos de Zentangle

Retazos

La máquina de coser es otra de mis fieles compañeras. Mi primera máquina me la regalaron cuando cumplí 15 años, antes practicaba con la de mi abuela.
Mis conocimientos de moldería son nulos, intenté hacer un curso pero casi muero de aburrimiento. También intenté estudiar Diseño de Indumentaria, pero ganó el Diseño Gráfico por goleada. Como no soy de rendirme fácil, me basé en el famoso método “prueba y error” para seguir dándole trabajo a mi máquina.

Durante toda mi adolescencia me hice ropa, básica, pero ropa al fin. Un día llegó mi viejo con cajas llenas de telas de tapicería, eran muestras que en su trabajo estaban por tirar a la basura. Tenían un tamaño ideal para hacer carteras, así que me quedé toda una noche sin dormir y sin tutoriales en YouTube (10 años atrás) probando, cortando, cosiendo y descosiendo hasta terminar la primera cartera. Tenía manijas y forro, un lujo.
En los días siguientes hice una cartera atrás de otra, les agregué cierres y botones y me fui a una feria en Plaza Serrano a venderlas. Uno de mis tantos emprendimientos que no prosperaron, pero que me dejaron buenos conocimientos y experiencias.

Hablemos de Once, el barrio. Cada vez que voy, hay dos cosas que no fallan
1) el dolor de cabeza: producto de la cantidad de información visual, los ruidos y empujones, y las cuentas en el aire que tenes que hacer cada vez que pedís un precio.
2) la billetera vacía: creo que en toda mi vida solo 2 veces pude limitarme a comprar lo que necesitaba, el resto de las veces me tenté con boludeces y gasté toda la plata que tenía.

Mi cualidad de acumuladora compulsiva sumada a una vasta experiencia pateando las calles de once dan como resultado cajas, cajones, estantes, y más cajones llenos de: telas, cintas, cordones, hilos, canutillos, piedras, cadenas, totora, acrílicos, etc.

Siendo pleno Enero el laburo escasea y yo todavía debo regalitos de Navidad, así que junté mi amado método “prueba error” con mis retazos de once, y en mis ratos libres hice estos porta bolsas de plástico. Tarannn!!!

El Primero

Las terrazas tienen un “nosequé”, es sabido. Mi terraza preferida es la de Agus, mi Superamiga, ahí las tardes-noches de verano son todo un plan, y ni hablar cuando tenés un tema que te está quemando el cerebro y querés tomarte mil mates hasta encontrarle la vuelta.
Yo venía amargada porque Guanabana no me estaba haciendo tan feliz. Siempre veía en Pinterest un montón de imágenes con cosas que yo quería ser o hacer, le mostré a Agus unos dibujos que me encantaban, el diálogo fue algo así..

Agus: Me encantan, ¿por qué no dibujás algo así? Yo ploteo una pared entera de mi casa.
Vic: Estas loca.. ¿sabes el tiempo que me puede llevar? Lo tengo que cobrar una fortuna y no me lo paga nadie después…
Agus: Vos tranquilamente podrías hacer algo así… ¡Ponete a dibujar Vicky!

Mi cabeza quedó carburando… llegué a casa y me puse a dibujar. No pensé en Pinterest, no pensé en cuanto tiempo me podía llevar, no pensé en la pared de Agus, ni en lo que podía cobrarlo. Lo único que tenía en la cabeza, era la formita que le seguía a la línea, que le seguía al triángulo, que le salía una plumita, que tenía un circulito, con mas líneas llenas de formitas, etc, etc, etc. Es hipnótico, ¿no?.

Este es el primer dibujo que hice (en esta parte de mi vida). Ni siquiera me sorprendí al verlo terminado… ¡había salido tan natural! Me sorprendió darme cuenta que estaba poniendo el foco en cualquier lado: en lo que me servía, lo que me rendía económicamente, lo que me convenía. Era tan simple como trillado: hacé lo que te gusta. Dejar de pensar y ponerme a hacer, fue lo mas acertado.

Cuando le mostré el dibujo me dijo: llenaría mi casa con almohadones así! Y soy tan culo inquieto que me puse a investigar cómo hacer almohadones, y aca estamos… www.guanabana.com.ar (paso el chivo)
Todo esto cierra con broche de oro cuando estas rodeada de personas como Agus, que te creen capaz, te empujan, te dan confianza y casi que te obligan a encontrar tu camino.

Esto que ven acá, es el principio del mío.

Inscribite y recibí
uno de mis dibujos ¡gratis!

¡Sumate al Newsletter! Recibí novedades y
promos exclusivas para lectores, y un dibujo de yapa.

¡Gracias! No te olvides de chequear tu casilla.